El Centro de Salud Virgen de la Cabeza de Andújar enseña a escolares a protegerse frente al sol


Unos 130 niños de las escuelas de verano de Andújar han realizado talleres de fotoprotección durante los meses de junio y julio, organizados por la enfermera referente escolar del Centro de Salud Virgen de la Cabeza de Andújar del Área de Gestión Sanitaria Norte de Jaén, Rosa Mª Armijo.

Talleres fotoprotección CS Virgen de la Cabeza Andújar (AGS Norte).jpg

En ellos, los escolares han conocido los beneficios de tomar el sol, así como las precauciones que deben adoptarse para que la práctica no se convierta en un peligro que pueda desembocar en quemaduras, fotosensibilidad o dermatitis por reacción a la luz a corto plazo, y en fotoenvejecimiento cutáneo, cáncer y alteración del sistema inmune a largo plazo.

En este sentido, la enfermera referente señala que “es especialmente importante proteger a los niños del sol porque el recibido durante la infancia y la adolescencia se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel”. De hecho, ha explicado que “una sola quemadura solar con ampollas en la piel de un niño aumenta más del doble las posibilidades de desarrollar un melanoma en el futuro”.

Rosa María Armijo ha señalado que “durante la infancia, los niños realizan muchas actividades al aire libre y reciben el triple de radiación solar que los adultos,  por lo que, además del cuidado que deben ejercer sus padres o tutores, conviene que los menores conozcan las recomendaciones para disminuir su exposición y que van desde evitar exponerse durante los períodos centrales del día, entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde, cubrirse con ropa la mayor parte del cuerpo posible, hasta utilizar protección solar”.

Precisamente en estos talleres se ha explicado como llevar a cabo una correcta aplicación de la protección solar, para conseguir su efectividad. Así, se ha explicado a los niños que debe aplicarse 20 minutos antes de la exposición, incluso en días nublados con poco sol; conviene aplicarla de nuevo cada dos horas e incrementar la periodicidad si el menor entra en contacto con el agua o suda por el calor o la actividad física que pueda estar realizando. Además, es necesario extender bien la crema, con especial atención en aquellas zonas más expuestas a la radiación solar y las zonas olvidadas como los pies, la nuca, las orejas o los párpados, entre otras.





Comparte esta noticia:

No hay comentarios

Añadir comentario

Podcasts

PUBLICIDAD

Consulta también

 

PUBLICIDAD

Nuestro colaborador nos cuenta el origen de algunas expresiones populares. Todo con un toque de humor e ironía

Nuestro barómetro de opinión busca hoy las melodías estivales más destacadas. 

¿Cuál será la preferida? 

 

 

Antonio Barranco, vicepresidente del Colegio de Enfermería, alerta de la peligrosidad de estas situaciones por lo que realiza una serie de recomendaciones sobre cómo actuar en estos casos